2 2207 0926 y 2 2207 1126
Badajoz 130, oficina 1101, Las Condes (ver mapa)

Blog Hablemos de Pareja y Sexualidad

El delicado Arte de Comunicar y Negociar en Pareja

Por Antonio Godoy Delard
15 octubre, 2014

Pareja

Muchas parejas que nos consultan se quejan de lo difícil que les es comunicarse con el otro o temen a su reacción si le cuentan sus cosas más íntimas. Y para qué decir lo que les cuesta resolver los desacuerdos, incluso los más cotidianos, desembocando en interminables conflictos y peleas.

A pesar de que ellos mismos dicen que estas peleas son por tonteras y no tienen importancia, como decimos en CEPPAS, un granito de arena, más otro, más otro…pueden hacer una playa. Pero además hay desacuerdos que son mucho más profundos, como aquellos que refieren a expectativas del proyecto vital de la pareja, o a decisiones relevantes en cuanto a la crianza de los hijos. Y no olviden que nosotros estamos siempre cambiando a lo largo de la vida, por lo que es muy posible que nuestra pareja ya no quiera lo mismo que antes y haya que volver a conversarlo todo detenidamente.

Quisiéramos recalcar que estas reglas tienen un trasfondo relacional, es decir, promueven la intimidad emocional, aquel espacio de respeto y confianza que permite una profunda comunicación entre la pareja.

Durante muchos años hemos utilizado con nuestros pacientes una serie de reglas concretas que han ayudado a que muchas parejas hayan podido alcanzar esos esquivos acuerdos puntuales que les hacían la vida compleja y a veces dolorosa. Este ha sido nuestro marco referencial para que ellos puedan hacerse una propuesta decente el uno al otro. Sin embargo, no son una panacea ni reemplazan necesariamente a una terapia.

Vayamos por parte. Lo primero sería que le muestren a vuestra pareja estas reglas de comunicación y negociación, para que así ambos estén de acuerdo en que las utilizarán en una cita especial cada vez que necesiten comunicarse más profundamente o resolver ciertos temas inconclusos.

Hagan click en el siguiente link para conocer estas reglas iniciales.

Reglas de la comunicación

Como verán, en una primera etapa se trata básicamente de un breve monólogo en que se le va a expresar al otro lo que sienten y/o lo que desean pedirle. Es recomendable que le hagan una pequeña descripción inicial del problema o tema sobre el que quieren conversar (p.e. “¿te acuerdas que te he pedido hace tiempo que llegues temprano a la casa? La última vez fue la semana pasada y terminamos discutiendo…”). Tengan presente que lo más importante es validar que nuestra pareja tiene una necesidad subjetiva de comunicarnos algo motivado por alguna insatisfacción personal. En otras palabras, fíjense que estas reglas son básicamente anti-argumentativas. Como dice Maturana, el recurrir a una supuesta objetividad suele ser una manera de obligar a otro a aceptar nuestra lectura de la realidad. Los argumentos “objetivos” o “lógicos” al momento de discutir se transforman en una forma solapada de invalidar la visión del otro. Y es por ahí que nos solemos perder y terminamos frustrados y enojados. En esos casos pareciera que todo se reduce a quién tiene el mejor argumento, sin que necesariamente sea “el mejor” o “más verdadero”, pues no hay tal cosa como “LA verdad” o el “tener la razón”. Nunca olviden esas frases mágicas que les enseñamos a nuestros pacientes: “Yo siento pena cuando llegas pasado las 21 horas en la semana”. Y esa otra: “te pido por favor, como una necesidad personal mía, que llegues al menos un par de días a las 20 horas. ¿Aceptas? ¿Qué quieres pedirme tú a cambio?”.

Una vez que el otro nos entrega una respuesta (sea un sí o un no), de todas maneras tendremos que dejar “ordenado” dicho acuerdo. Si nuestra pareja accede a nuestra petición (sin “peros”), la idea es escribirla y desarrollar los detalles de la solución.

Si nuestra pareja nos dice que no, no nos quedará otra que negociar. Recuerden que un “no” no significa menos amor ni empatía, sino una diferencia en la visión de cómo vivir la vida. A veces pensamos que ceder es amar, pero no es así. Este es uno de los tantos mitos asociados al amor, siendo que a veces no ceder es amar. Acá van, entonces, las reglas de la negociación:

Reglas de la negociación

Una vez cerrado el trato, el gran broche de oro es escribirlo en un cuaderno o en una hoja que guardaremos en una caja especial, para que así representemos las negociaciones fundamentales que hemos logrado alcanzar en pro de una mejor convivencia de nosotros como pareja. No se olviden de escribir también las sanciones desde la ordalía (que deben ser aplicadas si hay alguna trasgresión al acuerdo), para que esta propuesta de vida tenga el lugar que merece en vuestras vidas.

Comparte este artículo:
Visitas a este artículo:
434 views

No hay comentarios

¿Te gustó el artículo? Te invitamos a comentar sobre el tema que trata.

Deja un comentario

Solicita una consulta con nosotros Contáctanos